Capítulo 5: Movilizando tu Lugar en el Plan Divino

El Plan Maestro de la Cultura Galáctica es el plan divino. Es la completa implementación de todas las lógicas derivadas del cambio del anacrónico Calendario Gregoriano de 12 meses por el nuevo Calendario de las 13 Lunas. El Calendario de las 13 Lunas es la medida correcta del tiempo para los humanos. Incluso su ciclo de 28 días está de acuerdo biológicamente con la medida de la biosfera. Por su perfección de procesos y la interrelación de toda la vida, la biosfera, unida por la suprema ley divina, es el plan divino. Así como la aplicación lógica de la ley del tiempo a través del Calendario de las 13 Lunas, el Plan Maestro de la Cultura Galáctica es el cumplimiento del plan divino.

El propósito del Plan Maestro de la Cultura Galáctica es asegurar que la cultura galáctica esté apropiadamente establecida sobre el planeta Tierra.

La cultura galáctica es la evolución teocéntrica y la expresión de la inteligencia planetaria de acuerdo a la ley del tiempo.

Cuando la cultura es expresada de acuerdo con la ley del tiempo es llamada galáctica, porque la cultura es la expresión de la consciencia.

La consciencia de cuatro dimensiones o la consciencia total es en realidad una función interplanetaria del sol. Así como en el cuerpo coordinado de nuestro sistema planetario el sol es una estrella. Como todas las otras estrellas, el sol es un miembro de un orden mayor, la galaxia. Es el orden de la galaxia lo que determina la aparición y manifestación de la consciencia y la cultura en los diferentes sistemas del mundo.

Organizada por la ley del tiempo, la cultura galáctica sólo puede ser una expresión constante de la verdad divina.

La aparición de la cultura galáctica en los sistemas de mundos evolucionados es un regalo para los justos por su constante adherencia a la verdad.

Todas las formas del ser, orgánica e inorgánicas en nuestro sistema solar le deben su existencia al sol, así como también su consciencia. En su cubierta etérea - el heliocosmo - el sol y su sistema planetario participan en el proceso respiratorio galáctico. Son las frecuencias de las órbitas planetarias y sus proporciones entre ellas en relación al sol y su respiración galáctica lo que crea el fenómeno que llamamos consciencia. La interacción de la frecuencia de tiempo de cuatro dimensiones con las diferentes frecuencias orbitales interplanetarias desarrollan cualidades de la mente conocidas como los diferentes planos de la consciencia. La consciencia es cómo nosotros conocemos y experimentamos la mente. El tiempo es de la mente. El tiempo es lo que le da expresión a la consciencia.

La mente le da forma a la tercera dimensión, pero es informada por frecuencias de tiempo de las cuatro dimensiones. Todas las criaturas son inconscientemente obedientes a la ley del tiempo y así pueden participar totalmente en la vida universal de la mente solar. Originalmente todos los humanos somos también inconscientemente obedientes a la ley del tiempo. Es sólo cuando el orden humano desarrolló su propia frecuencia de tiempo y rompió con el orden natural humano que él conscientemente fragmentó y vio restringidas las ilusiones de la tercera dimensión alimentadas y sostenidas por fantasías controladas de la cuarta dimensión: ficción, películas y televisión. La sofisticación evolutiva del aparato sensorial humano en relación a la mente crea la posibilidad de auto reflexión por la cual el hombre puede conocer a Dios sin verlo, o además crear un sistema de retroalimentación llamado máquinas que esclavizan su mente en su propio infierno auto creado.

Ahora el descubrimiento de la ley del tiempo permite a los humanos a ascender consciente y auto reflexivamente en la cuarta dimensión del tiempo galáctico solar. Al organizar sus estados mentales de acuerdo a la ley del tiempo, la humanidad recuperará su sensibilidad moral común. Nuevas soluciones serán descubiertas para los problemas que esto ha creado. Una consciencia que es genuinamente telepática y cósmica establecerá una genuina cultura galáctico-solar sobre la Tierra. Esto aparecerá porque el Plan Maestro de Cultura Galáctica es el plan divino. Logrando la ley del tiempo como el nuevo conocimiento otorgado a los justos, el plan maestro de cultura galáctica organizará la humanidad para el regreso al jardín, el paraíso sobre la Tierra.

Las metas inmediatas del Plan Maestro de Cultura Galáctica tienen que ser alcanzadas por medio de una tremenda movilización por el bienestar. Este es el propósito de la Emergencia Moral Planetaria: el Llamado, el Referéndum, la Coalición y la Movilización. Esta fuerza de la Emergencia Moral Planetaria, organizada por nuevos principios de entendimiento y códigos de conducta, pronto será percibida por los ojos de muchos como la manifestación irrefutable del plan divino. Alrededor del segundo año de la Primera Paz Mundial, la movilización de la Emergencia Moral de la humanidad será el camino común.

La Movilización de la Emergencia Moral de la humanidad debe ser entendida dentro de la completa estrategia de la Primera Paz Mundial. En toda la estrategia de paz el Plan Maestro de Cultura Galáctica opera de acuerdo al orden económico, orden que da forma y estilo a nuestra vida diaria. Desde la perspectiva de la cultura galáctica, la economía de la tercera dimensión esclaviza a los humanos al colonialismo del dinero.

El colonialismo del dinero es un resultado del colonialismo del tiempo que comenzó 400 años con la conquista Europea del mundo. Fue esta conquista la que produjo la "reforma" del calendario conocido como calendario Gregoriano. Fue este calendario el impuesto a todas las poblaciones "indígenas" conquistadas.

Separadas de su inconsciente fidelidad a la ley del tiempo, la mentalidad indígena fue inmediatamente sometida al calendario del tiempo falso.

De aquí en adelante, como por encantamiento, los indígenas entraron en ese estado mental confuso y de víctimas conocido como colonialismo.

Los nativos americanos de todo el hemisferio occidental, los africanos, y los pueblos de la cuenca del pacífico experimentaron los peores aspectos de esta consciencia colonizada.

En menor medida, los chinos, los pueblos de la India y el mundo Islámico, también fueron subyugados por este nuevo barbarismo del colonialismo del falso tiempo.

En el siglo veinte, el colonialismo final llegó con la expansión exponencial de las maquinarias y biomasas humanas, y el incremento invertido del despreciable colonialismo del dinero. La esclavitud por el colonialismo del dinero es la evolución final del colonialismo. De esta manera, los banqueros son la elite que conserva el poder; el tiempo falso es la subyugación mental; el dinero es el medio material y el fin para perpetuar la esclavitud; toda la raza humana sometida a este sistema es la clase esclava del dinero; la desgracia y la muerte son las penas por caer en desgracia con el colonialismo monetario.

Liberarse de este colonialismo del dinero es la meta estratégica del Plan Maestro de Cultura Galáctica dentro del marco de la Primera Paz Mundial. Los medios para lograrlo comienzan con la Movilización Planetaria de Emergencia Moral Planetaria.

Para unificar las ya existentes agrupaciones y organizaciones ambientalistas y espirituales, además de formar una Coalición de Emergencia Moral, la Movilización de Emergencia Moral llama a las masas de seres humanos a organizarse de acuerdo a la ley del tiempo, y en orden de prioridades, comenzar el boicot del dinero, cerrar arsenales y plantas petroquímicas, y desmantelar el gobierno y toda forma social basada de cualquier manera en el 12:60.

El desarme y prohibición de cualquier futura fabricación de armas de cualquier tipo debe ser acompañada por la prohibición, boicot y "desarme del dinero". Así como de las armas al ser eliminadas pueden resultar como formas de escultura masiva en los proyectos de vivienda, así también el dinero debe ser eliminado a través del Consorcio de la Tierra transformándose en bonos kin y el excedente de los productos se transformará en los regalos del Almacén Planetario.

El llamado por la Movilización Planetaria de Emergencia Moral es en sí misma una expresión del plan divino de cultura galáctica. En la cultura galáctica de la Movilización Planetaria de Emergencia Moral, todo comportamiento es de levantamiento y no agresivo. Todas las células de la Movilización de Emergencia Moral han de estudiar la ley del tiempo; cultivar las tres virtudes primarias: Autonomía, Igualdad, Lealtad; practicar los 17 preceptos éticos primarios del Rinri; y vivir bajo los 5 credos primarios de la Escuela en el Hogar.

Este nivel de disciplina es en sí mismo la elevación de la sensibilidad moral humana al nivel de valentía necesaria para dejar todo condicionamiento 12:60, y para invertir en la privacidad y perfección de los códigos del tiempo 13:20. Este auto fortalecimiento de la ley del tiempo "volviéndose uno con el magneto de ser", y constituye el surgimiento teocéntrico de los justos en los jardines de los benditos: el logro de la transición biosfera-noosfera.

Para movilizar tu lugar en el plan divino, la Emergencia Moral Planetaria depende de la disponibilidad de nuevas herramientas y enfoques galácticos para entrar completamente en la cuarta dimensión. Estas herramientas: el Calendario de Trece Lunas, el Telektonon, y el Encantamiento del Sueño son la perfección del conocimiento de la ley del tiempo. Sin lugar a dudas, ellos son los instrumentos indispensables para la resurrección de los 'muertos' desde el infernal cementerio del falso tiempo. Siendo de valor 13:20, la producción de estas herramientas y su distribución sólo puede ser a través de los medios 13:20.

Es el objetivo de conversión inmediata del Plan Maestro de Cultura Galáctica para establecer un micro modelo de conversión de la Tierra con el sólo propósito de producir y distribuir estas herramientas indispensables para la pronta promoción de todas las estrategias de Emergencia Moral de la Primera Paz Mundial.

> > próxima página > >

página 1 .. 2 .. 3 .. 4 .. 5 .. 6 > >

< <
volver :: página principal < <